Agosto 17, 2018


Jóvenes del programa de la Fundación Joves Navegants y deportistas de vela ligera tienen su primer contacto con la vela clásica en la regata del Club de Mar. El Corsaro II, velero de formación de la Armada italiana, repite participación en Mallorca


José, de 17 años, tiene claro que quiere estudiar mecánica náutica. Se ha enrolado en la tripulación del barco clásico Fredonia para participar en la XXIV edición de la Regata Illes Balears Clàssics, organizada por el Club de Mar Mallorca, y así poder tomar contacto con el mundo de la navegación. Una "oportiunidad única" de aprendizaje que ofrece la competición de barcos de época que estos días reúne en Palma a 50 veleros históricos procedentes de 11 países.

El Margarita, está linda la mar, un diseño de 1972 de Sangermani, y el Fredonia, una réplica de 1983 de un clásico diseñado por Fen Wick Williams, han incorporado en sus tripulaciones a jóvenes con muchas ganas de conocer el arte de navegar en estas embarcaciones.

“Me apetece mucho. Me han dicho que me tengo que ocupar de las maniobras de la proa, concretamente, llevando el spi y el génova”, indica José a punto se subir al Fredonia.

El año pasado formó parte del programa “Un mar de joves” de la Fundació Joves Navegants con el objetivo de que que chavales procedentes de entornos desfavorecidos disfruten y aprendan a navegar durante cuatro días a bordo de su velero escuela Galaxie.

Claudia Suarez, coordinadora de la Fundació Joves Navegants, explica que este año no han podido participar en la Regata Illes Balears porque al Galaxie le están arreglando y pintando el casco.

“Cada día de regatas traeremos a uno de los jóvenes que forman parte de nuestro programa para que tengan la oportunidad de aprender las nociones básicas de navegación, que cojan confianza, autoestima y, sobre todo, que desconecten de su entorno”, señala Claudia Suarez, quien agradece la colaboración de John Webb, armador y patrón del Freddonia, barco que construyó con sus propias manos, por colaborar con Joves Navegants.

Tres regatistas del equipo del Club de Mar de 13 a 17 años, que compiten durante todo el año en la clase Laser (Juan Rodríguez, Max Gómez, y Álvaro Giralde), han sido fichados para regatear en el Margarita, armado por Antón de Llano.

“Nos está gustando mucho. Si nos llaman el año que viene, repetiremos. Regatear en un crucero clásico es muy diferente a la vela ligera. Nombran de manera distinta las piezas del barco”, asegura Álvaro Giralde que se encarga de la vela mayor a bordo del Margarita.

Los alumnos de la academia naval de Livorno (Italia) durante los cinco años de formación deben de hacer prácticas en veleros o en barcos de guerra.

A Benedetta Luperto, que estudia para médico de la marina, y a Marco De Palmes, aspirante a comandante, les ha tocado este año practicar navegación a bordo de Il Corsaro, un habitual en la Regata Illes Balears Classics.

“Estamos aprendiendo a regatear en este barco y nos vamos rotando para que podamos aprender todas las maniobras”, comenta De Palmes.

Luperto reconoce que está viviendo una experiencia “intensa, interesante y fascinante, además de muy familiar”.

La tripulación de “Il Corsaro”, compuesta por nueve estudiantes y siete marineros, zarpará mañana sábado, una vez concluida la la Illes Balears Clàssics del Club de Mar, rumbo a Cerdeña y luego a Córcega para participar en las regatas que se celebran en ambas islas.



© CLUB DE MAR MALLORCA

© CLUB DE MAR MALLORCA