Agosto 17, 2018


El velero fue construido en Dorchester, Massachusetts (USA), en 1938 y restaurado por el armador catalán Jordi Cabau y el mestre d’aixa mallorquín Mateu Grimalt. Ha sido elegido como el mejor representante del espíritu de la vela clásica de la XXIV Regata Illes Balears Clàssics.


El jurado de la Regata Illes Balears Clàssics, formado por Manuel Gómez, presidente de la Asociacion de Amigos del Museo Marítimo; Diego Colón de Carvajal, director general de Astilleros de Mallorca, y Joaquín Pita da Veiga, almirante de la Armada española, ha decidido conceder el premio Leyenda del Mar 2018 al velero de época Mercury, botado en 1938 en Dorchester, Massachusetts (USA), y cuya restauración se llevó a cabo en Mallorca bajo el auspicio de su actual armador, Jordi Cabau, y la dirección del “mestre d’aixa” Mateu Grimalt.

Jordi Cabau, apasionado de la vela clásica y armador a su vez de otro barco de época, el Sonata (1937), encontró el Mercury por casualidad en el puerto de la localidad mallorquina de Pollença en el año 2000. “Quedé cautivado con sus líneas. Supe enseguida que era el barco que tanto tiempo llevaba buscando”, afirma Cabau, quien encargó la restauración al carpintero de ribera mallorquín Mateu Grimalt, un artesano cuya sensibilidad y amor por los detalles hizo que el Mercury, diseñado por Sam Crocker, recuperara su esplendor original.

El barco, de 15,6 metros de eslora y 3,8 de manga, fue proyectado para navegar por aguas de Nueva Inglaterra y Bermudas. En sus tres primeras décadas perteneció al mismo armador. Desde finales de los 60 fue pasando por diversas manos hasta llegar primero a Inglaterra y finalmente a Mallorca.

Cuando Cabau lo encontró, el barco había sido abanderado en España y rebautizado con el nombre de Dama Española. Desde el primer momento, el nuevo dueño supo que debía recuperar tanto su estado como su nombre originales. Toda la documentación recabada para restaurar el velero llevaba la denominación de Mercury. “Con este nombre fue construido y bajo este nombre seguirá navegando mientras yo sea su armador”, afirma Cabau.

El Mercury, cuyo casco es de caoba en su parte externa y de cedro en su parte interna, tenía buen aspecto exterior, pero presentaba “problemas” que no se apreciaban a simple vista en su estructura e instalaciones .

El mástil y la botavara fueron sacados del barco; todos los herrajes de bronce, candeleros, cabrestantes, cornamusas, ojos de buey y otros elementos se desmontaron para ser púlidos y guardados. Una primera valoración de la obra viva levantó sospechas. Al retirar unas tablas se pudo observar que prácticamente todas las cuadernas presentaban “un estado deplorable”. Más del 80% tenían grietas de más de 2 centímetros de separación. El trabajo que quedaba por delante requería paciencia y conocimiento, pero el paso del tiempo ha demostrado que valió la pena. El Mercury es hoy uno de los veleros de época más bellos del Mediterráneo.

“La restauración fue posible gracias al equipo que formamos armador, mestres d'aixa y otros trabajadores. Creamos un ambiente de trabajo formidable para alcanzar una meta común”, recuerda Cabau.

El jurado de la Regata Illes Balears Clàssics ha considerado que el Mercury es un ejemplo de buena restauración y de respeto por la voluntad original del diseñador.

Características técnicas del Mercury

Longitud: 15,66 metros.

Línea de flotación: 12,15 metros.

Manga: 3,85 metros.

Puntal: 1,85 metros.

Registro bruto: 18Tn.

Lastre: 7Tn de plomo.

Altura mástil desde cubierta: 16,77 metros.

Botavara: 7,69 metros.

Superficie vélica total: 120 metros.



© CLUB DE MAR MALLORCA

© CLUB DE MAR MALLORCA